martes, 31 de julio de 2018

Yo no soy digno de que entres en mi casa pero una palabra tuya bastará para sanarme

Algo que hemos ido perdiendo con el avance de ciertos medios y tecnologías (YouTube y las cámaras celulares especialmente) es el disco en vivo como un artefacto propio. Una lastima total. Los discos en vivo, oficiales o piratas, transmitían algo que lo fragmentario, aislado y realista del vídeo en Youtube no tiene. Detrás de todo gran clásico en vivo hay una forma, un momento de un proyecto musical capturado para siempre en acción. Tal vez juegue a ser romántico, pero me cuesta encontrar esa magia en Youtube. Si bien las tecnologías han avanzado  los DVDs o conciertos completos en vídeo pocas veces han llegado a tener la trascendencia que tuvieron en su momento los discos en vivo en audio, posiblemente porque el audio en si mismo revela una práctica integradora y primitiva de escucha a la que estamos ligados muy en lo profundo. Por eso este nuevo trabajo de Travesti no es solo un esperado regreso sino una pieza clave en su cuidada discografía. 


"Yo no soy digno de que entres en mi casa" captura demasiadas cosas juntas y vale la pena darse un momento para analizarlas una a una. La primera es el momento, esta presentación data del 2007 y surgió de una fecha en el Tío Bizarro en la cual al dúo compuesto por  Fernando Floxon y Alejandro Torres se suma de invitado en bajo Sebastian Velásquez. Ya desde hace varios años daba vueltas una grabación en vídeo de "I love Rolling Stones", tal vez el momento de mas éxtasis y energía de aquella noche memorable. Cuando digo "captura un momento" hablo de que esta grabación congela un punto clave en la carrera de este proyecto: tras su hoy recordado "Las Tinieblas del Romance" y camino a su momento con consagración con su  homónimo en el 2009, en esa medida es un disco detenido entre el pasado-futuro. Otros detalles  casuales, pero no menores, terminaron de concretar la forma; la fecha fue durante semana santa, lo cual motiva varias frases de Floxon durante el concierto entre ellas la que con cierta ironía  dio nombre al trabajo; de cualquiera manera esa ironía no deja de revelar una cierta tensión entre sacralidad y profanidad, la presentación se convierte en un encuentro, una reunión donde el misticismo no esta ausente. La capacidad de resignificar una frase tan común del cristianismo le da ya todo un nuevo significado a este álbum.



Sin embargo, todo esto no seria nada sin la calidad y potencia de Travesti, una banda que se transforma en vivo mostrando su verdadera forma. Mientras que sus discos suelen ser incluso tranquilos e introspectivos sus presentaciones son verdaderas fiestas de emociones. Como prueba de ello está la hora y tanto que dura  este concierto, el cual recorre tanto las "rutas del éxtasis" como la poesía oscura y personal en "Poder florecer" o "Cuídate". La calidad de grabación es impecable y esto nos permite como escuchas integrarnos a la experiencia: escuchar la gente, los movimientos en el escenario o incluso una botella al romperse.

Se cruzan de ese modo  un sin fin de referencias mas allá de las mismas canciones, ritmos enajenados de salsa y cumbia  que se mezclan con parafraseos de Donovan y Ruben Blades, todo dentro de una misma canción, alimentados  por  la dinámica transgenero de Travesti, una puesta en escena donde las sensaciones superan las denominaciones. Esto fue hace ya  mas de 10 años. Creo que la única experiencia mas cercana a escuchar este trabajo  seria ir a verlos, lo que por suerte,  y no tanto por coincidencia, será en septiembre cuando una vez más Floxon y Torres se suban a un escenario.

TRAVESTI SE ESTARÁ PRESENTANDO EN LA TANGENTE EL 7 DE SEPTIEMBRE, ESTE DISCO EN VIVO ESTA DISPONIBLE A TRAVÉS DE PRIUSDISCOS Y ESTA PREVISTA, SINO ME EQUIVOCO, UNA EDICIÓN EN CASSETTE.

No hay comentarios :

Publicar un comentario