lunes, 26 de febrero de 2018

El boom del cassette: Entrevista con "Ediciones Teratológicas"

La serie entrevistas "El Boom del cassette" nos ha servido para conocer muchos mas sellos dedicados a la edición en este formato. Lo que en un principio se veía como una serie de casos aislados de a poco se va transformando en un mapa que recorre todo Latino América. Al mismo tiempo las motivaciones se van haciendo mas claras, tras ese regreso que muchos medios tratan de vender como una "moda" hay fuertes motivaciones económicas, estéticas y sonoras que no pueden ser pasadas por alto. El sello de Chillan, Chile "Ediciones Teratológicas" conjuga acertadamente varias de esas situaciones. Su catalogo es modesto pero cada elección y edición responde a  una necesidad, la necesidad de crear un espacio para los proyectos que no encuentran eco en medios y circuitos donde la falta de conocimiento o medios hace de la edición física una travesía. Charlamos con Nariz Sangrante quien desde hace año y medio coordina las actividades de este sello encarando cada detalle con pasión y lógica:


Me gusta mucho lo que dice en su biografía de bandcamp, así que me gustaría comenzar por ahí, se presentan como un sello que “Funciona bajo principios de afinidad política y/o artística, propiciando la asociación con proyectos e individualidades en comprometido antagonismo con la cultura capitalista y patriarcal.”. Podrían comentar un poco más sobre este estamento y como 
llegaron al mismo

Nariz Sangrante: Bueno, tiene que ver con el medio en que el sello se desenvuelve. Tanto ahora como cuando decidí iniciarlo, creo que lo independiente y lo autogestionado en el punk o el campo artístico parecieran ir despolitizándose o adoptando matices de neoliberalismo, todo sumamente influenciado por la cultura de Internet y la situación política general. Hacer esa declaración para presentar el sello establece un posicionamiento claro ante las ambigüedades, atrae a quienes lo entienden y ahuyenta a quienes prefieren otras cosas. Tanto con el sello y con otros proyectos, he conocido a muchas personas y mi relación con lo político, lo artístico y el punk se ha ido depurando mucho. Cuando le propongo a alguien o a una banda editar su trabajo, es porque lo he revisado, porque me gusta su mensaje, su forma de hacer las cosas, de presentarse o su forma de responder al medio. Escucho mucha música de bandas locales, leo lo que escriben, voy a presentaciones, siempre atento. Creo que la actividad artística ofrece la posibilidad de ser un espacio de resistencia individual y me acerco a quienes lo ven así también, a los proyectos que me afectan como espectador en esa manera. Hay mucho de intuición también en todo aquello.

Entonces, al momento de editar o trabajar con un artista ¿que prima?


NZ: Todo lo mencionado anteriormente y también la variante relativa a la posibilidades que tenga la banda o proyecto para editar su trabajo. Si se trata de un proyecto que me agrada y veo que no pueden resolver una edición, intento ayudarles. Tiene mucho que ver con que soy de una ciudad pequeña como Chillán, donde nada está tan a mano. Es importante para mí el elemento de la marginalidad, por eso colaboro con proyectos marginales en muchos sentidos. Prefiero las cosas desesperadas que celebrar modas sin coraje, sinceramente. Cuando tuve una banda (Conspiración Autista) y grabamos un álbum en 2015, no teníamos ni contactos que lo editasen ni los medios para hacerlo por nuestra cuenta, y luego aparecieron Incendia Records de Concepción y lo sacamos juntos. Ver y tener ese trabajo editado en cassette significó muchísimo para mí, entonces ahora intento hacer lo mismo que hizo Daniel y Jonathan de Incendia en esa ocasión y ofrecer esa posibilidad a amigos, amigas y proyectos fascinantes de gente que quizá no conozco tanto. Me importa editar con cariño, entendiendo lo significativo que es para las personas hacer arte y respetar esa dedicación. Casi todas las ediciones del sello han sido fruto de colaboraciones muy estrechas.

Algunas de las ediciones hechas por el sello
¿Cómo encaran el proceso de fabricación de los cassetes? ¿Los fabrican íntegramente Uds.? ¿O hay alguna parte que hagan con un tercero?

NZ: Las cintas en blanco las compro en importadoras de Santiago y también he usado cintas recicladas. Al principio no sabía muy bien donde conseguirlas, pero compartiendo con personas de otros sellos he podido recolectar datos para poder llevar el sello de la mejor forma. Todo lo demás lo hago por mi cuenta: grabación, pintura, impresiones y extras según lo que incluya cada edición. Hay cosas que me entregan diseñadas y otras que he diseñado yo, como los inserts y algunas portadas. La edición del álbum de Morir Soñando (México) destaca en este sentido porque la hice con Eduardo (guitarrista de la banda) y Marcela (encargada de la gráfica de la banda) cuando estaban de intercambio en Chillán. Ella diseñó e ilustró todo, hizo un mini-zine con las letras y serigrafiamos afiches para cada copia. Otro caso son las cintas de Animales Exóticos Desamparados, que son reediciones, donde el trabajo gráfico había sido hecho por Abrazo Ediciones y Camilo Jerez.

La decisión de enfocarse en el cassete es una decisión económica, estética o sonora

NZ: Desde lo político, son indisociables las tres. El cassette es un formato barato y accesible, y el tipo de sonido que ofrece entrega otra dimensión a algunos de los trabajos editados que han sido producidos con la idea de que serán publicados en cassette.. Escuchar cassettes demanda una pausa, es un acto dedicado que también puede ser muy íntimo. Mucha gente más joven pareciera no saberlo, pero el cassette no es un formato durable y se va deteriorando lentamente cada vez que lo reproduces, entonces quizá hay que hacerse el momento para escuchar uno. Hay quienes tienen rituales personales sobre eso. No es lo mismo que el streaming, que es una experiencia tan disponible como desechable. Y luego están los beneficios y las posibilidades creativas que trae el editar algo en físico y poder añadir inserts, afiches, textos anexos, zines, etc. Casi todas las ediciones del sello van llenas de cosas adentro que puedes revisar mientras escuchas la cinta. Me gusta enfatizar el hecho de que sea un sello de cassettes incluyendo tracks ocultos o no subiendo partes del audio al Bandcamp. La primera publicación del sello fue un registro en vivo con una toma de audio que existe sólo en esa cinta.

Pienso mucho también en lo que me gusta llamar “música para escuchar en cama”, que es el tipo de música que más me gusta disfrutar en cassette. Antes de conseguir el deck para empezar el sello, escuché el maravilloso “Zangra” de Lía Nadja y sentí que era justo el tipo de álbum que tenía en mente para editar, así que le escribí y fue de lo primero que salió por ET.

Chile al igual que otros países latino americanos tiene una cultura marcadamente neoliberal y consumista, sin embargo, productos de tipo auto gestionado o artesanal tienen poca cabida dentro del mercado ¿Cómo ha sido su experiencia vendiendo cassetes?

NZ: Desde la perspectiva del asunto cultural que mencionas pasan muchas cosas, como que siempre hay personas que piensan que se trata de una “tienda online de cassettes” o algo así, porque uso Instagram para promocionar y poner las cosas de la distro. Cuando te tratan como si fueras una tienda, te escriben con una actitud clientelar y exigen cosas ridículas para el caso, como que la pintura de los cassettes tenga terminaciones finísimas o reclaman por tener que pagar el envío. No se comprende mucho el trabajo a mano y de una sola persona, a pesar de que intento ser muy pulcro en la elaboración de las copias. Por otra parte, como el sello ya lleva año y medio funcionando y publicando, ya hay personas que lo siguen y que entienden de qué se trata, apoyando siempre, lo que agradezco mucho. Eso en cuanto a la experiencia por Internet, porque cuando hago entregas personales o voy con feria a algunas actividades siempre es grato compartir y ver el interés y apreciación que existe por las copias y por los proyectos editados.


Más allá de las ediciones físicas ¿Qué otras actividades realizan como sello?

NZ: Algo que me gusta hacer cada vez que se puede es organizar tocatas para presentar las ediciones. La primera de ese tipo que organicé fue a fines de 2016 para estrenar el cassette de Determinación de Mil Inviernos, banda que admiro mucho. También hubo una tocata en Concepción para presentar el cassette de Televidencia, que es un proyecto mío, y fue organizada por amigos de allá. Me importa mucho poder socializar el sello con ese tipo de instancias.

Si no me equivoco el sello tiene sede/origen en Chillan, por algunos conocidos que han tocado ahí he escuchado que hay mucho movimiento musical underground ¿Cómo es desde su perspectiva? ¿Cómo los afecta/beneficia estar fuera de la escena central santiaguina?

NZ: Chillán es un contexto bastante particular. Si bien hay bandas muy buenas, muchas se enfocan más en tocar y menos en grabar o asociarse con personas de otras ciudades, o lo hacen de manera muy limitada. Eso hace que sea una escena muy cerrada, salvo excepciones. Siempre pienso que tiene que ver con un tipo de mentalidad particular y con la timidez del sur. Por lo mismo, para quienes comienzan no hay muchas referencias de personas grabando o editando lo que hacen. Siempre hay personas haciendo cosas, pero pienso que la respuesta recibida es siempre muy limitada o muy ingenua. Hay más una cultura de la fiesta under que una cultura o “escena” punk donde se aprecie el material independiente o todo aquello que pretenda ser más directamente político. Puedes organizar algo y llevar una buena cantidad de gente, pero la sensación es que a nadie le importa escucharse mucho con nadie. Hay un desinterés muy grande por la politización de las cosas que se hacen de forma autogestionada, cosa que aprendí organizando varias actividades durante la existencia de Conspiración Autista, que era un proyecto muy confrontacional en ese sentido.

El estar fuera de Santiago es algo que agradezco por varias razones. No contar con la disponibilidad de recursos a los que la gente allá está acostumbrada te ayuda a ser perseverante e iniciar proyectos con otro tipo de determinación, bastante más seria.

¿Qué planes tienen a futuro?

NZ: He estado colaborando con tres proyectos para editar sus álbumes, espero poder sacar algo de eso antes del invierno. Otras cosas que espero poder concretar pronto a través del sello son convenciones abiertas de personas dedicadas al cassette HTM y la edición de poemarios, librillos de collages y propaganda. El nombre del sello es “ediciones” y no “tapes” o “recs” porque espero poder comenzar a trabajar con esos formatos también.

PUEDEN SEGUIR Y CONOCER MAS SOBRE "EDICIONES TERATOLÓGICAS" A TRAVÉS DE SU FACEBOOK Y BANDCAMP. EN PRÓXIMOS DÍAS ESTARÁ DISPONIBLE LA "GUÍA BÁSICA" PREPARADA POR NARIZ SANGRANTE PARA ESTA OCASIÓN.

No hay comentarios :

Publicar un comentario